La doctrina de bautismos

on miércoles, 5 de agosto de 2009


La Biblia enseña en Efesios 4:5 que hay un solo bautismo, y en Hebreos 6:2 habla de “la doctrina de los bautismos”. Esto nos deja entender que hay un solo bautismo con diferentes facetas en las que el cristiano debe ser sumergido para ser regenedo y limpio, hasta que en él se forme la imagen de Cristo.

1. Bautismo de arrepentimiento (Hch 13:24). Todo creyente se debe sumergir en el arrepentimiento, como ya lo comentamos antes (Hch 3:19) sin él la condenación persiste (Lc 13:3,5) con él tenemos perdón de pecados (Mr 1:4)
2. Bautismo por agua (Mt 18:19). El bautismo por agua es una ordenanza, es decir un mandato al que el creyente debe obedecer y es provisto como señal profética, testimonio de lo que Cristo hizo por nosotros, perdón de pecados (Hch 2:38), buena conciencia (1pe 3:21), resurrección (rom 6:2-4)
3. Bautismo del Espíritu Santo (Mt 3:11) Es la inmersión dentro del Espíritu Santo, haciéndose evidente al hablar en otras lenguas. Algunas veces el bautismo en el Espíritu Santo se produce luego de haber sido bautizado en agua (Hch.2:38), también puede darse conjuntamente o antes del bautismo en agua (Hch. 10:47-48), pues es el Señor Jesús quién lo da (Mt. 3:11). Para recibirlo debemos pedírselo a Jesucristo con todo nuestro corazón y anhelarlo con todas las fuerzas de nuestra alma. Al obtener este bautismo recibimos lo siguiente: Llenura(Hch. 2:4), Guía del Espíritu Santo, Jn. 16:13, Dones del Espíritu Santo,( 1 Co. 12:4; Hch. 10:45; He. 2:4; 1 Co. 12:4,7-11; Ro. 12:4-6). Enseñanza, Jn. 14:26
4. Bautismo en fuego( Mt 3:11)
Bíblicamente el fuego es figura de la prueba (Dn. 3:19-20), que llega al cristiano (1 P. 4:12), para
pesar su corazones, probarlo, purificarlo, perfeccionarlo y para que aprenda obediencia (He.
5:8). Algunos propósitos por los que seremos bautizados en fuego son: Saber que hay en nuestro corazón, Dt. 8:2. Aprender obediencia, He. 5:8. Aprender paciencia, Stg. 1:3,12


Ver más:
El arrepentimiento de obras muertas

La fe en Dios

La doctrina de bautismos